EXTEROGESTACIÓN: Los segundos nueve meses

/ noviembre 14, 2019/ 0 comentarios

EXTEROGESTACIÓN: Los segundos nueve meses

Hace unos días que mi bebé ha cumplido 9 meses: esa edad que da fin a la etapa de la exterogestación del bebé, los segundos nueve meses o la gestación fuera del útero (como se quiera llamar). Una etapa muy importante para el desarrollo del bebé y que me apena mucho que haya terminado. ¿Sabéis de que hablo?

Nueve meses dentro (embarazo), nueve meses fuera (exterogestación)

Como bien sabemos, la gestación humana dentro del vientre materno dura de media unas 38 semanas o 266 días (desde la concepción hasta el nacimiento), pero según algunos estudios no sería suficiente debido a que cuando nacemos, aun siento la especie más inteligente del planeta, no nacemos con capacidades suficientes para sobrevivir sin un adulto al lado que nos proporcione los cuidados básicos como alimento, protección y calor. 

Al nacer somos totalmente dependientes de nuestros progenitores y es por eso, al no poder sobrevivir por nosotros mismos, se habla que existe una segunda gestación de nueve meses y ésta se da fuera del útero materno, una vez que hemos nacido. 

¿Y porque hasta los 9 meses?

Se considera que esta exterogestación es de 9 meses porque es cuando el bebé tendrá capacidades suficientes para huir del peligro en el caso que sea necesario (podrá desplazarse solo ya que es la edad a la que el bebé empezará a gatear) y podrá empezar a comunicarse (ya que hasta el momento solo lloraba para hacer entender).

Si nos comparamos con otros mamíferos como por ejemplo nuestros similares que serían los simios, ellos nacen con un 50% del cerebro desarrollado y con suficientes habilidades para desplazarse por si solos. Por contra, el cerebro del humano al nacer solamente se ha desarrollado al 25%. Es así ya que si naciésemos con el cerebro más desarrollado (puesto que crecería demasiado), pondríamos en peligro la vida del bebé, de la madre y de la humanidad en el momento del parto ya que la bipedestación ha hecho que el canal de parto sea más estrecho que en los simios. 

De todas formas, no pienses que a los 9 meses de edad ya tenemos el cerebro desarrollado al 100%, eh? Éste se desarrollará en su totalidad a los 4 años cuando conseguirá 1.000 billones de conexiones neuronales, pero estará creciendo hasta aproximadamente los 18 meses (ó 24 meses en ocasiones) que es cuando se cerrará la fontanela superior craneal.

La importancia de la exterogestación

Algunos neuroícientíficos expertos en neonatos afirman que tras el nacimiento empieza un periodo delicado en el que el bebé necesita completar su desarrollo fuera del útero y en el que es necesaria la presencia de la madre ya que ésta ayuda a regular su respiración, sus ritmos del sueño, su función cardiovascular, su función inmune y los niveles hormonales. Asimismo, la gestación exterior es muy necesaria ya que tiene un profundo impacto físico, emocional y psicológico para el niño. Explican que existe una «Diada Madre-Bebé» o Bounding que significa que madre e hijo están fuertemente predispuestos a estar unidos.

“Tras nacer, un bebé no necesita nada de sus padres, excepto a sus padres, su presencia” – Nils Bergman

 

 

Bebé ojos azules de 4 meses

Por éstos y otros motivos se aconseja en la actualidad una crianza con apego seguro teniendo en cuenta el contacto piel con piel, la lactancia materna, el colecho, el porteo, etc…

¿Sabías que hay estudios que afirman que los bebés que disfrutan de la exterogestación lloran un 43% menos? ¿Será por eso que mi bebé es tan bueno y no es un niño llorón?

Compartir esta entrada

Deja un comentario